Esta página cambia en 1 segundo por la portada de la nueva ubicación de mi blog, La viga en mi ojo
La viga en mi ojo

Perdonad las molestias; este post lo he pasado a mi nuevo blog donde lo continuo actualizando: 38 webs para descargar e-books de forma GRATUITA y LEGAL

28 com

Aunque quizás debería matizar diciendo que al DRM de Adobe, en concreto, le quedan 4 días. Yo no tengo los conocimientos técnicos cómo para definir dónde empieza una protección, dónde acaba otra, o dónde la protección no existe, pero creo que todos sabemos que “la forma de protegerse”, de proteger los libros de la copia, de Amazon, por poner un ejemplo que conocemos todos, ha funcionado, y el sistema que ha usado Libranda en España, como ya he comentado en ocasiones, es una tortura para cualquier comprador.

A esa conclusión han llegado en la Casa del Libro, como otros antes, seguramente llevados por la experiencia. ¿Y cuál es la nueva estrategia? La misma que la de Movistar, de la que he hablado en otro sitio: subir los ebooks a la nube.

Llegado a este punto os recomiendo la lectura del post de Julieta Lionetti sobre el tema, ya que sabe mucho más que yo tanto desde un punto de vista editorial como desde un punto de vista técnico. Os adelanto únicamente un párrafo:

Que pasa, obviamente, por la nube. Un motor de lectura que permita acceder a los libros online y offline. Tanto en formato ePub como en .pdf. En cualquier dispositivo. ¿Les suena familiar? Compra con un solo click, sin necesidad del doble registro al que se verá obligado el resto de libreros que trabaje con Libranda y el DRM de Adobe. Sincronización del punto de lectura en todos los dispositivos; posibilidad de anotaciones y subrayados. Lectura social, faltaría más, y el consiguiente informe sobre los hábitos de los lectores, un servicio que ninguna otra librería española podrá dar a los editores, a menos que hayan licenciado The Copia.

No tengo claro del todo que la nube sea el punto de destino del mundo de los ebooks, pero si dos empresas grandes como Telefonica y Planeta con sus citadas marcas apuestan por ello, sino es el destino es una parada importante. ¿Problemillas que veo?

- La sensación de que el libro no es tuyo al 100% aunque hayas pagado por él, más pareciera un alquiler, un “yo te lo guardo” hasta que seas mayorcito. Esto parece una tontería pero yo creo que no lo es.

- Sabor agridulce al ver que se hacen cosas, pero que sólo las empresas grandes, con gran capital detrás, son capaces de abordarlas. No sé exactamente donde va a quedar proyectos más pequeños como el de 24 symbols también basados en la nube, no sé si van a tener empuje para competir. Tampoco sé el futuro que les espera a las pequeñas editoriales digitales que han optado por vender sus propios libros.

- ¿Hay convicción en ésto o se buscan respuestas apresuradas al desembarco de Amazon y Google Books?

A pesar de lo dicho creo que los pasos que se van a dar sin positivos, porque sinceramente, peor no se podía estar haciendo, y ojo, no creo que toda la culpa sea de Libranda, sino de las editoriales, ya que quien ha querido publicar un libro sin DRM ha podido. Una Libranda sin Adobe y con mejores precios no digo que hubiera triunfado, pero podía haber funcionado.

15 com

Conozco personalmente a los responsables de Luarna (he colaborado con ellos en el pasado), una editorial digital que ha ido ampliando su radio de acción primero a la venta de readers y después a la venta de ebooks, ya no sólo como editorial sino como tienda, distribuyendo los libros de Libranda.

Me consta que están seriamente preocupados por el actual DRM de Adobe que usan las editoriales asociadas a dicha distribuidora en casi todos sus libros, ya que, esto lo digo yo, además de convertir la comprar de un bien de consumo en un mero alquiler, los problemas que se presentan a diario son mútiples, y así lo expresa la gente de Luarna en su blog:

Y es que, verán ustedes, vendemos libros protegidos por DRM de Adobe pidiendo disculpas por hacerlo. Manifestamos nuestra disconformidad con el sistema en todo momento y lugar y, sin embargo, las quejas de los clientes se multiplican. Ayer, por ejemplo, debimos tener del orden de quince o veinte transacciones de compra de libros. Pues prácticamente la mitad de las mismas generaron problemas de soporte.

Desde Luarna llegan a pedir a sus clientes potenciales que no compren si no están completamente seguros de qué están comprando, de qué derechos tienen al hecerlo, y de si su dispositivo está preparado para la lectura del ebook.

Soy perfectamente consciente de que hay gran preocupación tanto en editores como en algunos autores por el tema de la, llamémoslo como queramos porque para mí no es el debate, piratería, préstamo de archivos, descargas no consentidas por los dueños de los derechos de las obras,… La situación es la siguiente: a día de hoy una obra, en este caso literaria, puede ser copiada a coste cero con un sólo click, y la búsqueda de una alternativa a este hecho no puede pasar por perjudicar de la manera que se está haciendo al comprador. ¡¡¡Maldito DRM!!!

5 com

Suelo hablar muy a menudo de formas alternativas de distribución de la literatura digital, como pueden ser la autoedición, las licencias abiertas, o las descargas gratuitas legales, y por eso es hoy un auténtico placer hablar de alguien que desde que lo que podríamos denominar los canales oficiales de distribución y venta de la literatura está haciendo una fantástica labor tanto a nivel pedagógico, hasta ahora, como, desde hoy, también a nivel práctico.

Vengo leyendo desde hace tiempo las posturas de Lorenzo Silva sobre la literatura en formatos digitales, y tengo que decir que siempre me han parecido mesuradas, educadas y sobre todo, vuelvo al término, prácticas.

Vuelvo a insistir en que a pesar de ver con buenos ojos las fórmulas alternativas no considero que sean las únicas que se pueden usar, y que el trabajo que están realizando las grandes editoriales a través de Libranda podría ser bueno si, por un lado, se sigue aumentando el catálogo de libros, que a día de hoy es paupérrimo, y por otro lado, si se empiezan a corregir los dos grandes errores que se están cometiendo: precios demasiado altos, y el uso de un sistema de protección (DRM) que me parece una burla para el comprador.

Silva esté en esta tesitura y lo está demostrando. El hecho de publicar con una editorial muy grande, Planeta, integrada por supuesto en Libranda, no ha impedido que 18 de sus libros se empiecen a vender en formato ebook a precios que yo considero razonables: 4, 5 y 6 euros, y casi tan importante como el precio: sin DRM. Se podrán encontrar en un principio en Leqtor.com y posteriormente en el resto de las tiendas.

Silva dice una frase en el artículo que le dedica el diario El Mundo con la que estoy totalmente de acuerdo: “Tenemos que salir de la dinámica de hurto y persecución para entrar en otra de ajustar oferta y demanda”. Creo que este es el camino. Así sí.

10 com

Bueno, eso es lo que dicen los expertos, o algunos de los expertos y, aunque los números que a mi me van llegando de primera mano (de algunas de las tiendas online de ebooks asociadas a Libranda) no son ni mucho menos halagüeños, yo os transmito algunos de los datos del informe realizado por Future Consulting y que ayer recogía el diario La Vanguardia.

Dice dicho informe que el mercado del libro electrónico creció más del 200% durante el año 2011 y que se vendieron mas de 90 millones de ebooks. Si nos centramos en Europa el tema empeora y si nos acercamos a los datos españoles aún más: dicen que debido a la piratería (yo no lo creo, aunque este tipo informes siempre suelen incidir en ello) y a que hay pocos títulos disponibles en castellano (eso sí me lo creo porque lo sufro a diario).

No sé exactamente en que se basan para decir que el mercado en España mejorará en el transcurso de este año. Puestos a ser optimistas yo me basaría en que acabamos de empezar a leer ebooks y que a peor no se puede ir, en que los dispositivos de lectura se están vendiendo y en que, efectivamente, Amazon está al caer.

2 com

Categories

Adverising

Blogroll

Adverising

archives

tag cloud